Geometría en la naturaleza

🔉 Proyecto de geometría en la naturaleza

Al principio, la Dra. Montessori descubrió que los niños se sienten naturalmente atraídos por la geometría, principalmente porque todo es geométrico en el mundo natural. Ella toma las impresiones que son geométricas a medida que el niño se adapta a su entorno. Los múltiplos de 2, 3 o 5 son todos simetría natural. Una y otra vez, los mismos patrones o tipos matemáticos se repiten; en la punta de una hoja de helecho, hay una espiral logarítmica, que es la misma espiral que se ve en una concha marina. Desde el nacimiento, el niño nota ciertas tendencias a su alrededor. De esta manera, estas formas ya forman parte de la mente inconsciente del niño, y por lo tanto atraen naturalmente su atención. A continuación se muestra cómo la Serie Fibonacci se muestra en la naturaleza y cómo Montessori está conectado a todo.
Su frecuente presencia en la naturaleza las convierte en una ayuda matemática fácilmente accesible para los niños pequeños, como ramificarse en los árboles, disponer las hojas en un tallo, las brácteas de una piña, o desplegar un helecho. Una actividad divertida para los padres con niños pequeños es observar las semillas en espiral en una cabeza de girasol o contar los pétalos en una margarita para ver si suman un número de Fibonacci (muchos girasoles contienen el número 89, o en algunos casos, 144). O mire en el centro de una rosa hasta que se abra completamente para observar los pétalos dispuestos en un elegante patrón de espiral.

🤩 Geometría en la naturaleza en línea

Las regularidades visibles de la forma observadas en el mundo natural son patrones de la naturaleza. De varias maneras, estos patrones se repiten y a menudo pueden ser modelados matemáticamente. Simetrías, árboles, espirales, meandros, ondas, espumas, teselaciones, grietas y rayas contienen patrones naturales. 1] Los primeros filósofos griegos estudiaron los patrones, tratando de describir el orden en la naturaleza con Platón, Pitágoras y Empédocles. Con el tiempo, la interpretación actual de los patrones visibles ha progresado constantemente.
En varios niveles, las matemáticas, la física y la química pueden aclarar las tendencias de la naturaleza. Los procesos biológicos de la selección natural y la selección sexual aclaran las tendencias de los seres vivos. Para simular una amplia variedad de patrones, los estudios de formación de patrones hacen uso de modelos informáticos.
Los primeros filósofos griegos, anticipándose a las ideas modernas, trataron de aclarar el orden en la naturaleza. En la naturaleza, Pitágoras (c. 570-c. 495 a.C.) explicó patrones tales como las armonías de la música como originadas por el número, que él consideraba como el constituyente fundamental de la vida. a] Empédocles (c. 494-c. 434 a.C.) en cierta medida precedió a la explicación evolutiva de Darwin para las estructuras de las especies. b] Platón (c. 427-c. 347 a.C.) defendía la existencia de los universales naturales. Consideraba que éstos consistían en tipos ideales de los cuales los objetos físicos nunca son más que copias imperfectas (ε ⁇ δoς eidos: “forma”). Por lo tanto, una flor puede ser aproximadamente circular, pero nunca es un círculo completo. 2] Teofrasto (c. 372-c. 287 a.C.) observó que las plantas “que tienen hojas planas las tienen en una serie regular”; Plinio el Viejo (23-79 d.C.) observó su disposición circular con patrones. 3] Siglos más tarde, Leonardo da Vinci (1452-1519) notó la disposición en espiral de los patrones de las hojas, que los troncos de los árboles ganan anillos sucesivos a medida que maduran.

🙂 Geometría en la naturaleza online

Además de la geometría analítica (que convierte estas figuras en expresiones algebraicas como funciones o ecuaciones), el teorema de Pitágoras, las fórmulas para medir la superficie y el volumen de las formas geométricas, el número pi… Todos estos son principios de geometría clásica o euclidiana enseñados en las escuelas, y representan con precisión el mundo que los humanos hemos desarrollado.
Pero, ¿y si hubiera una geometría “en bruto” detrás de los patrones de comportamiento de la naturaleza? Tanto como todo lo que estaba aquí antes de que existiéramos, e incluso el funcionamiento de nuestros propios cuerpos, una geometría que no representa el mundo que los humanos hemos creado. Un punto de vista moderno para decodificar los procesos naturales que suceden a nuestro alrededor: a finales del siglo pasado, la geometría fractal llegó (y llegó para quedarse).
El descubrimiento de la geometría fractal hace apenas 50 años nos permitió investigar matemáticamente las “anomalías” de la naturaleza en sus muchas formas. ¿Qué lógica da forma al crecimiento de las ramas de los árboles? O los picos de las montañas o incluso las trayectorias de los rayos en un huracán, el período de crecimiento de los microbios o la formación de estrellas en una galaxia. Gracias a la Geometría Fractal, todos estos fenómenos naturales pueden ser descifrados.

🙊 Geometría en la naturaleza 2020

Es un hecho bien establecido que a nuestro alrededor hay matemáticas. Esto influye en la forma en que vivimos nuestra vida cotidiana y puede verse en casi todo lo que asociamos, desde los videojuegos y la música, hasta la naturaleza y la comida. La geometría es una de esas partes de las matemáticas que puede ser utilizada en casi todas las áreas de nuestra cultura.
Las formas geométricas, la simetría y el rectángulo dorado han ayudado a dar forma al mundo que nos rodea, ya sea una construcción hecha por el hombre o una forma de vida orgánica. Con eso en mente, echemos un vistazo rápido a cómo el mundo en el que vivimos ha sido influenciado por la geometría.
La geometría simétrica puede, entre muchos elementos, encontrarse en la naturaleza. La simetría bilateral en las caras de los tigres o las alas de una mariposa, desde la simetría de seis pliegues de un copo de nieve

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad